clusterminero

Switch to desktop Register Login

La apuesta de Cochilco

Las apuestas de Cochilco

Las apuestas de Cochilco
 

El vicepresidente ejecutivo del organismo, Sergio Hernández, trabaja afanosamente en retomar el rol

de generador de políticas públicas que alguna vez tuvo la institución en el ámbito minero. Algo ya ha avanzado. 


Por Cristián Rivas N.


La creación de una política minera parece ser el camino principal por el que transita el nuevo vicepresidente ejecutivo

de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Sergio Hernández. “Me encontré con una institución de capa caída,

debilitada por el proyecto del gobierno anterior de eliminarla y distribuir sus funciones entre

distintos organismos, o simplemente eliminar algunas funciones, como la fiscalización y la evaluación de inversiones.

La institución carecía de orientaciones de desarrollo de política minera y, consecuentemente, todo su trabajo se limitó a cumplir

las obligaciones que tenía en distintas áreas, pero no había una orientación de política minera tanto a nivel privado como al nivel de las empresas estatales”,

se apresura a resumir como contexto de entrada a la conversación. 

-¿Qué explicaciones se dieron? 
-No hay fundamentos en los antecedentes que existen aquí. Ninguno. Fue simplemente una decisión política que tampoco hizo

participar ni a las direcciones de esta institución, ni menos a los funcionarios. 

-¿Pero por qué disminuir el rol fiscalizador de las mineras públicas si siguen siendo iguales, e incluso con más proyectos? 
-Pienso que fue algo sin fundamento, así como lo fue el proyecto de eliminación de esta comisión, también se pensó en la eliminación

del CIMM, y eso sí se logró (...) hubo varias decisiones en la autoridad política anterior de personas que no tenían conocimiento alguno

del sector, por lo tanto, se cometieron algunos errores. 

-Tal vez se pensó que con temas como el nuevo gobierno corporativo de Codelco ya se daba mayor fiscalización a lo

que hacía la empresa... 
-No sé si habrá habido alguna percepción de que el gobierno corporativo por sí solo podía complementar la fiscalización del dueño,

que la hacía Cochilco. No lo sé, porque reviso las actas del consejo de esta comisión cuando tomaron la decisión propuesta por

el vicepresidente anterior, y no encuentro ninguna explicación. Entonces, cuando llegamos aquí había cierto temor de qué pensaba

la nueva autoridad de todos estos cambios. Tanto yo como el subsecretario de Minería planteamos una visión distinta, de que había

que aprovechar la masa crítica profesional de primera magnitud que hay en Cochilco y potenciar la institución. 

-¿En qué sentido? 
-Me encargaron potenciarla en varios aspectos. Primero, en que vuelva a cumplir su rol de brazo del Estado de Chile en organismos

internacionales del cobre y la minería. Por ejemplo, en el Grupo Internacional de Estudios del Cobre (GIEC), área que también se dejó

de lado y donde tenemos una vicepresidencia que está vacante. Creo que hubo una visión de política de Estado muy restringida, pero

cuando se trata de nuestra riqueza básica, el Estado tiene un rol estratégico que cumplir. El país tiene que tener una defensa del cobre a nivel mundial,

tomar decisiones que aunque no sean rentables son estratégicas para defender la riqueza en 30, 40 ó 50 años más. 

-¿Decisiones de qué tipo? 
-Por ejemplo, me pregunto quién tiene el deber de pensar en que el país necesita continuar por lo menos con su porcentaje actual de producción

de fino de sus concentrados, cuando cada vez más China está invirtiendo en fundiciones y junto con ser un poder monopsónico en los

próximos 10 años y alcanzar el 60% del consumo mundial, además va a invertir en minas, como lo está haciendo en Perú, es decir,

nos van a tapar el mercado. ¿Quién piensa en eso? Un gobierno que juegue su rol estratégico. Eso es lo que estamos haciendo en Cochilco,

generando ideas de desarrollo minero en políticas públicas. 

-En este marco, ¿qué se piensa para un ‘Chile país minero’? 
-No hay decisiones tomadas todavía. Recién estamos instalando nuestras ideas y ya me han confirmado desde el sector privado que

efectivamente hay preocupaciones. Luego vendrá una segunda etapa, para ver qué se puede hacer para resolver problemas como el de las fundiciones. 

-¿Qué otros temas están analizando como prioritarios? 
-Hay otro que pusimos sobre la mesa y ha sido tomado con interés por el sector privado, que es definir que la pequeña y mediana

minería es fundamental, no sólo por el empleo que genera en las regiones Tercera, Cuarta y Quinta, sino que por la descentralización

urbana, el fortalecimiento de la integración territorial, la geopolítica y la ocupación y defensa del territorio. También es importante porque

al existir permite que no haya tantos disparos contra la gran empresa. No me imagino a la gran minería sola, sin que inmediatamente pueda

haber señales de deslegitimación del sector o pérdida de reconocimiento del valor que tiene para el país, pues se trata de recursos naturales

con que la gente tiene un sentimiento de propiedad natural. Eso en Cochilco lo estamos instalando con estudios, con diseño y ayuda de políticas,

con hacer entender al sector privado que es importante apoyar este modelo y que, a lo mejor, tendrán que ver cómo respaldar a la pequeña y mediana minería. 

-¿Qué le han dicho las grandes empresas sobre esto? 
-Tienen interés en esta tesis y creo que va a seguir penetrando en favor de todo el sector. 

cochilcouno

Más empuje 

-¿Cómo está Cochilco entonces en estos primeros meses bajo su gestión? 
-Está muy fortalecida en su estructura directiva. Con los potentes tres directores de

área que tuve la suerte de integrar -Sonia Esturillo, en Fiscalización; Eduardo Jiménez,

en Evaluación de Inversiones y Jorge Cantallopts, en Estudios-, se forma una estructura

que permite tener un soporte profesional suficiente para creer que nuestra tarea la vamos a cumplir bien. 

-¿Cómo han desplegado este proceso de evaluación de inversiones en el caso de Codelco? ¿Son muy críticos? 
-Hay dos visiones de evaluación de inversiones así como de fiscalización. Una más tradicional, esperar que

llegue todo listo, revisar y opinar si está bien o no. La otra visión es interactuar desde el principio con los equipos

que están diseñando las etapas preinversionales de los proyectos. No co-construyendo, sino que irse informando

desde las etapas previas de cómo avanza todo para interactuar mejor, y que Codelco y Enami sientan que somos

un organismo colaborador, pero desde la perspectiva de los ojos del dueño que tiene que cuidar sus pesos.

También hemos trabajado en este cambio de paradigma en la relación. 

-¿Ya han revisado proyectos? 
-Claro, en distintas etapas. 

-¿Hay plazos para la pronunciación de ustedes respecto a los proyectos de Codelco, por ejemplo? 
-No hay plazo. Cada proyecto tiene su propia carta Gantt, y en eso no nos metemos. 

-Pero en algún momento tienen que decir “sí, este proyecto se recomienda o no...” 
-Es que vamos aprobando distintas etapas, no es por un proyecto entero de una vez. 

-¿Qué hacer con Enami?, ha sido muy cuestionada por sus resultados... 
-No puedo decir qué hacer con ella, porque no es mi rol. 

-¿Pero qué pueden hacer ustedes como Cochilco? 
-Lo que debe hacer Enami es definir muy luego cuál es la opción técnico-económica que prefiere

para la modernización de la Fundición Paipote. Ésa es su principal tarea. Y si efectivamente va

optar por ese camino, evaluando alternativamente el costo de cierre. No es fácil esa alternativa,

versus la rentabilidad económica y social que provoca continuar invirtiendo en la fundición. Ésa es una decisión muy difícil de tomar. 

-Hay decisión política detrás... 
-Sí, claro, tiene que haberla. 

Más dotación 

-Usted dijo hace poco en el Congreso que le falta dotación, ¿se ha hecho algo? 
-Sí. Estamos pidiendo en la Ley de presupuestos del próximo año que nos autoricen a contratar 12 nuevos profesionales.

-¿Y eso qué implica? 
-Aquí trabajan 90 personas y queremos 12 más, básicamente porque nunca habíamos tenido la magnitud de

proyectos que evaluar que hay ahora, ni tantos procesos de auditoría, ni fiscalizaciones en Codelco y Enami como los hay

en la actualidad. Por lo tanto, necesitamos personas, en el área de fiscalización fundamentalmente, que son auditorías

selectivas, y en la de evaluación de inversiones. 

-¿Qué tipo de profesionales incorporarán? 
-Ingenieros civiles industriales, ingenieros en Mina, geólogos y otros civiles químicos, junto a auditores. Con la dotación

actual nosotros podríamos apenas auditar el 20% de todos los subprocesos más críticos de Codelco y Enami. 

-¿De Hacienda lo autorizarán? 
-No lo sé. Espero que el ministro entienda que para cuidar los recursos que él mismo gira, tenemos que tener más dotación. 

Todos los derechos registrados por Clusterminero.cl

Top Desktop version